Subscribe:

domingo, 6 de mayo de 2012

Vivir

Investigando lo trivial reconoces lo importante, amenazando lo subrealista encuentras la verdad.

La música sigue sonando en mi alma y esta vez los acordes de esa vieja y falsa "Fender" merecen mi atención, mi suma de notas musicales para formar la sintonía de mi vida, la canción que representa la claridad de haber llegado y concluido una historia con un final feliz que casi todos esperaban.

Conseguir escapar fue fácil, quedarse se tornó imposible, pero mi maleta fue deshecha y formó una importante conciencia y manera de actuar ante la vida, ante el amor, ante todo.

Decían (y dicen) que es para siempre, que por desafiar a la muerte ésta puede llegar a perseguirte. Se equivocaban. La base es luchar y caer para aprender a ser consciente de tus actos de rebeldía, de insolencia.

Vive, sonríe. Lucha y gana.

Quizá él tenga razón y no todo sea "guitarra, leer, música y escribir". Quizá sea necesaria una persona especial que sepa ayudarte en momentos concretos.

3 comentarios:

ANTONIO M. dijo...

Interesante reflexion. Yo creo que esa persona especial debemos ser en primer lugar nosotros/as mismos/as, y luego quien venga bienvenido/a sea... Por cierto, el titulo de esta entrada me ha hecho recordar sendas obras cinematograficas de Akira Kurosawa y Zhang Yimou, ambas altamente recomendables. Un fuerte abrazo, que son gratis.

César dijo...

Olá.
A palavra música nessa postagem e a palavra 'humo' na próxima postagem, me lembram da música de Fito Paez: Al lado del camino (fumando el humo, mientras todo passa).
Eu gosto muito dessa música dele.
Abraços.

Princesa Turbia dijo...

Antonio, muchas gracias por comentar.

Realmente sólo nos tenemos a nosotros mismos, por eso no debemos perdernos. Un abrazo.

César, muchas gracias por comentar.

La música es fuente de inspiración.

Un abrazo.

Publicar un comentario