Subscribe:

viernes, 11 de mayo de 2012

Sinsentido

Fue el monte de las dudas, el que se acerca a la locura, el que transformó la miseria en sentimientos sin forma, caducados, atravesados por tormentas, por el fuego, el humo y las cenizas.

Sólo quedaban recuerdos inconexos de lo que era el ayer. Un sinsentido basado en cada quehacer.

Incomprensibles besos que se transformaron en aire, viento y ventiscas: tormentas de arena. Soledad.

Todos se atreverán a juzgarme si continúo andando, si doy un paso más.

Todos los príncipes fueron marrones.

Huir y sentir que no puedes obtener lo que deseas, que has sido cómplice de una traición, del dolor.

¿Con quién hablar? ¿Qué dirección tomar?

Este cruce ya lo he vivido, ya me ha dolido y ya me he equivocado mil veces antes de avanzar.

Hace tan poco habría dado mi vida por ello que ahora no sé si entregar mi corazón. Difícil decisión, difíciles momentos. Ya no es uno, sino dos. Ya somos multitud.

2 comentarios:

ANTONIO M. dijo...

Yo creo que nunca hay que guardar el corazon bajo llave, tal vez tarde mas o menos, pero tengo fe en que algun dia se nos tiene cruzar en el camino la persona adecuada. De las equivocaciones se aprende, y siempre es preferible la soledad a las malas compañias. Por supuesto, todo esto no es mas que mi humilde opinion... Un abrazo Princesa.

Princesa Turbia dijo...

La verdad es que no se siente bien cuando está bajo llave. Pero quizá exponernos al mundo pueda resultar demasiado doloroso.


Un abrazo, Princesa Turbia.

Publicar un comentario